Susy Kitchen y el arte de convertir lo cotidiano en extraordinario

Ilustración, pintura y escultura. En ese orden Susy se inició en lo que describe como un «maravilloso viaje» donde lo importante- vista su obra- no es el destino, sino la travesía que comenzó desde que era una niña rodeada del ambiente artístico que destilaba su padre, «un papá arquitecto y pintor». Desde entonces no ha parado de crecer. Es capaz de mostrarnos su heterogeneidad no sólo en sus creaciones y las técnicas que utiliza, también lo hace en los sentimientos que desprenden sus obras. Nos pueden parecer románticas y fuertes, alegres y melancólicas, monocromáticas y coloridas a partes iguales, legitimando lo que en principio serían sentimientos encontrados en emociones que se complementan.

Desde la calidez de República Dominicana Susy reconoce que sus ilustraciones y sus pinturas están inspiradas en las mujeres ya que siempre ha sentido fuerte atracción hacia la belleza -en su sentido más amplio- que irradia la mujer fuerte y valiente que habita dentro de sus espacios de melancolía y abstracción. «Una mujer que trabaja hacia adentro, hacia su autoestima, esa que entendió que su cuerpo es sólo el recipiente que la porta. Visualizo a la mujer más allá de sus redondeces, de su sexo y de su mágica maternidad, la visualizo como ente independiente y fuerte de capacidades intelectuales ilimitadas y con un corazón capaz de albergar infinitas emociones.»

En su etapa más reciente esta extraordinaria y multifacética artista nos dice que comenzó en la escultura «explorando recuerdos de espacios habitados, cargados de la memoria de momentos, nombres, colores, olores y esquinas con historias propias y ajenas». Es aquí donde aparece con una presencia muy marcada la influencia de su padre en la utilización de los materiales y reconoce que se «alborotan esos recuerdos de infancia conectados a alguna región de mi cerebro donde se detuvo el tiempo».

Susy nunca ha priorizado ninguna de sus especialidades, por el contrario, las alterna muy a menudo pues su trayectoria no obedece a una estructura lineal, más bien se mueve impulsada por una gran carga emocional e intuitiva. «He sabido pasar días y días pegada a la plumilla y abandonarla de repente en mitad de semana para llenarme las manos de barro y a los dos días abandonarlo todo y quedarme sentada extasiada contemplando los pajaritos en la mata de mango que se ve por la ventana de mi oficina». Y este es sólo una de las fuentes de inspiración que la enriquecen y le ofrecen material para seguir creando. Innovadoras a la par que divertidas, sus obras definitivamente dan al público la oportunidad de apreciar a través de sus ojos objetos tan cotidianos como las flores, los niños, las hortalizas y los animales. 

Para ver mas de su trabajo te invitamos a visitar su blog kitchensusy.blogspot.com. o siguela en su instagram @susykitchen